El Acto Institucional de la Hermandad comienza con el Acto Protocolario de la Apertura de Verjas, en el que el Hermano Mayor-Presidente de la Hermandad (o miembro de la Junta de Gobierno que él designe), solicita al representante de la Comunidad Salesiana (normalmente el Consiliario de la Hermandad), que es la que se encarga de custodiar durante todo el año las Imágenes de nuestros Tronos , las llaves de las verjas de cada una de las Capillas donde se encuentran las mismas, a la vista de los fieles para que sean veneradas. Por la labor de custodia de las Imágenes, la Hermandad entrega la cantidad simbólica de 15€ (1€ por cada una de las figuras custodiadas) a la Comunidad Salesiana, que ésta dedica a obras benéficas.

Una vez entregadas las llaves al Hermano Mayor-Presidente, este hace entrega de las mismas a 2 representantes de la Junta de Gobierno para que abran la Capilla de la Santa Cena y a otros 2 para que hagan lo mismo con la Capilla de María Madre de Misericordia Auxiliadora del Pueblo Cristiano y del Santísimo Cristo de la Caída. Desde este momento las Imágenes están dispuestas para que sean instaladas en cada uno de sus Tronos y poder Procesionar  en la tarde del Jueves Santo.

En este momento se firma el Acta de apertura de la que da fe el Secretario o persona designada por él. Esta Acta se cerrará cuando la madrugada del Viernes Santo las Imágenes vuelvan a ser colocadas en cada una de sus Capillas, después de ser desmontadas de sus respectivos Tronos, al finalizar la Estación de Penitencia.

Las Imágenes del Cristo de la Santa Cena, de María Madre de Misericordia Auxiliadora del Pueblo Cristiano y del Santísimo Cristo de la Caída, son sacadas de sus Capillas y llevadas al Altar de la Iglesia.

Seguidamente se procede a la bendición de las vestas y medallas de los nuevos Hermanos y Hermanas. La Coordinadora de Hermanos de Fila y los Capataces de los distintos Tronos imponen las medallas y colocan las Capas a los nuevos Hermanos y Hermanas.

A continuación se celebra la Eucaristía.

Después se procede a entregar las distinciones concedidas por la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de Alicante y las que concede la Hermandad, a personas pertenecientes o no a la Hermandad, pero que ese año han destacado por su labor a favor de la misma.

Y para finalizar el acto, pasan todos los niños que desean bajo el manto extendido de la Virgen.

Noticias relacionadas: